domingo, 28 de junio de 2009

DESASTRES NATURALES EN SUR AMERICA

SUR AMERICA

América Central se ubica entre América del Norte y América del Sur, comprende una de las regiones más propensas a sufrir desastres en el mundo. Ubicada en el "Cinturón del Fuego" circumPacífico; con una masa territorial angosta, bañada por los océanos Pacífico hacia el oeste y Atlántico al este, por el Mar Caribe; con una diversa morfología compuesta por altas montañas, ríos y volcanes, valles entre montañas y planicies aluviales y grandes zonas costeras; su geografía la predispone a la incidencia de un amplio número de amenazas naturales: Huracanes, terremotos, inundaciones, sequías, deslaves, erupciones volcánicas, entre otros.

Los países que integran la región centroamericana son: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, Miembros participantes activos del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central -CEPREDENAC-, institución regional que forma parte de la instancia regional del Sistema de Integración de Centro América -SICA-.

La región centroamericana es una de las regiones con mayor probabilidad de ocurrencia de desastres, debido a su posición geográfica y a los procesos de acumulación de riesgos que presenta, tanto por sus niveles de vulnerabilidad, como por el incremento de las amenazas naturales, socio-naturales y antrópicas.

Los desastres en la región centroamericana, lejos de disminuir han aumentado progresivamente durante las tres últimas décadas con un crecimiento anual estimado en el 5%; de 101 eventos catastróficos en la década de 1970 a 1980, ocurrieron 418 eventos en el período de 1980 al 2000 . Siguiendo las estimaciones económicas realizadas por instituciones regionales e internacionales , entre 1970 y 2002, las pérdidas económicas generadas por los desastres en el región han superado los 10 mil millones de dólares, lo que equivale a decir que en los últimos 32 años la región ha perdido un promedio anual superior a los 318 millones de dólares.

Una de las mayores catástrofes de la región fue la provocada por el Huracán Mitch, en 1998, que causó enormes daños en términos de pérdidas humanas, sociales, económicas y ambientales e incremento de los niveles de pobreza de estos países, estimándose perdidas equivalentes al 30 % del producto interno bruto -PIB- de la región y puso en evidencia la creciente vulnerabilidad de la región ante la ocurrencia de los fenómenos naturales de gran magnitud; visto desde otra perspectiva, los grandes desastres no son más que la suma de cientos de pequeños eventos de constante ocurrencia en la región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada